Home Colon Rectal Cancer Nuestro estilo de vida puede promover el desarrollo del cáncer

Nuestro estilo de vida puede promover el desarrollo del cáncer

0

Cáncer es un término amplio que describe la enfermedad que se produce cuando los cambios celulares provocan el crecimiento y la división descontrolados de las células. Una célula recibe instrucciones de morir para que el cuerpo pueda reemplazarla con una célula más nueva que funcione mejor. Las células cancerosas carecen de los componentes que les indican que dejen de dividirse y mueran. Como resultado, se acumulan en el cuerpo, utilizando oxígeno y nutrientes que normalmente alimentarían a otras células.

Las células cancerosas pueden formar tumores, dañar el sistema inmunológico y causar otros cambios que impiden que el cuerpo funcione con regularidad.

Las células cancerosas pueden aparecer en un área y luego propagarse a través de los ganglios linfáticos. Estos son grupos de células inmunitarias ubicadas en todo el cuerpo.

Según la OMS, se estima que la carga mundial de cáncer aumentó a 18,1 millones de casos nuevos y 9,6 millones de muertes en 2018. Uno de cada 5 hombres y una de cada 6 mujeres en todo el mundo desarrollan cáncer durante su vida y uno de cada 8 hombres y una de cada 11 mujeres morir de la enfermedad.

Hay tantos factores de riesgo responsables de causar cáncer. Además de los factores de riesgo biológicos, ambientales y laborales, los factores relacionados con el estilo de vida también juegan un papel importante en el desarrollo de varios tipos de cáncer.

Factores de estilo de vida

Muchos de los factores que potencialmente influyen en nuestra probabilidad de desarrollar cáncer provienen de nuestro estilo de vida y nuestras elecciones personales. Esto significa que tenemos cierto control sobre nuestra exposición a estos factores. Una serie de factores de estilo de vida modificables responsables de causar cáncer son los siguientes:

Sobrepeso y obesidad –

A nivel mundial, se estima que el 3,6% de todos los nuevos cánceres en adultos son atribuibles al exceso de peso corporal. Se ha identificado una mayor cantidad de grasa corporal como una causa probable de cáncer de vesícula biliar, próstata avanzado y ovario. Hay pruebas convincentes de que la obesidad abdominal aumenta el riesgo de cáncer colorrectal y de endometrio, y es una causa probable de cáncer de páncreas. El aumento de peso en adultos se ha identificado como otra causa probable de cáncer de mama posmenopáusico. Así, mantener un peso saludable a lo largo de la vida tiene claros beneficios para la salud y puede tener un importante efecto protector contra el cáncer.

La inactividad física –

A nivel mundial, se ha estimado que 135.000 muertes por cáncer cada año son atribuibles a la inactividad física. La actividad física protege contra ciertos tipos de cáncer y también limita el aumento de peso, en sí mismo una causa de algunos tipos de cáncer.

Para reducir el riesgo de cáncer, los adultos deben acumular de 150 a 300 minutos de actividad física de intensidad moderada o de 75 a 150 minutos de actividad física de intensidad vigorosa, o una combinación equivalente de actividades moderadas y vigorosas, cada semana. Se requiere actividad en el extremo superior de la escala, es decir, 300 minutos de moderado / 150 minutos de vigoroso para la prevención del aumento de peso no saludable y algunos tipos de cáncer. También se recomienda minimizar la cantidad de tiempo que se pasa sentado durante mucho tiempo y dividir los largos períodos de tiempo sentado con la mayor frecuencia posible.

Dieta –

En todo el mundo, se ha estimado que 374 000 muertes por cáncer cada año pueden atribuirse a la baja ingesta de frutas y verduras.

Se recomienda una dieta variada de alimentos nutritivos, que incluya verduras, frutas, cereales, productos lácteos, carnes magras, pescado y agua, y limitar la ingesta de alimentos con grasas saturadas, sal añadida y azúcares añadidos. Las pautas dietéticas estándar recomiendan consumir cinco raciones de verduras y dos de frutas al día y limitar el consumo de carne a 455 g de carne magra a la semana, es decir, hasta 65 g al día.

Tabaco –

La OMS identifica el consumo de tabaco como el mayor factor de riesgo evitable de mortalidad por cáncer en todo el mundo y estima que el consumo de tabaco causa hasta 1,5 millones de muertes por cáncer cada año.

El humo del tabaco tiene un efecto sobre la población en general a través de la exposición pasiva al humo del tabaco. También existe el peligro del humo de tercera mano. Es el residuo de nicotina y otras sustancias químicas del tabaco, que se adhiere a la ropa, los muebles, las cortinas, las paredes, la ropa de cama, las alfombras, el polvo, los vehículos y otras superficies mucho tiempo después de que se ha dejado de fumar. Las personas están expuestas a estos productos químicos al tocar superficies contaminadas o al inhalar los gases de escape de estas superficies.

Dejar de fumar reduce el riesgo de cáncer de pulmón y otros cánceres importantes. Cinco años después de dejar de fumar, el riesgo de cáncer de boca, garganta, esófago y vejiga se reduce a la mitad y el riesgo de morir por cáncer de pulmón se reduce a la mitad después de 10 años.

Dejar de fumar también puede contribuir a mejorar la salud tanto a corto como a largo plazo, incluida una disminución de la frecuencia cardíaca y la presión arterial, una mejor circulación y función pulmonar, y un menor riesgo de enfermedad coronaria y accidente cerebrovascular. La OMS informa que las personas de todas las edades, que ya han desarrollado problemas de salud relacionados con el tabaquismo, también pueden beneficiarse al dejar de fumar.

Alcohol –

La OMS ha estimado que el consumo excesivo de alcohol es responsable de 351.000 muertes por cáncer a nivel internacional cada año. El mayor riesgo de cáncer comienza en un nivel bajo y aumenta con niveles más altos de consumo de alcohol. Cuando se toman juntos, el tabaquismo y el alcohol interactúan sinérgicamente para aumentar la incidencia de cánceres del tracto gastrointestinal superior. En general, se considera seguro limitar el consumo a no más de dos bebidas al día para hombres y una bebida al día para mujeres.

radiaciones ultravioleta –

Según la OMS, hubo 65.000 muertes relacionadas con el melanoma en todo el mundo en el año 2000. Hay pruebas sólidas de que los dispositivos de bronceado que emiten luz ultravioleta (solaria) causan melanoma en la piel y los ojos y se asocian positivamente con el carcinoma de piel de células escamosas. Se asocia un mayor riesgo de melanoma con el uso de solaria antes de los 30 años. Para reducir la exposición a los rayos UV y promover el uso de protector solar y vestimenta protectora, se requiere un cambio de actitud.

Infecciones –

A nivel mundial, se estima que el 16,1 % de los nuevos cánceres se atribuyen a infecciones. Sin embargo, las estimaciones varían mucho entre regiones. Según el Informe mundial sobre el cáncer de 2008, el virus del papiloma humano, Helicobacter pylori, y los virus de la hepatitis B y C han sido identificados como los principales agentes infecciosos, representando a nivel internacional el 6,1%, 5,4% y 4,3% de todos los casos de cáncer, respectivamente. En conjunto causan 1,9 millones de casos de cáncer en todo el mundo.

Por lo tanto, tomar las medidas preventivas adecuadas contribuirá en gran medida a prevenir el desarrollo de muchos tipos de cáncer.

La línea de fondo –

Se ha observado a nivel mundial que las incidencias de todos los tipos de cáncer han ido en constante aumento, de los cuales son responsables un gran número de factores de riesgo. Independientemente de todos los demás factores de riesgo, nuestro estilo de vida es responsable del desarrollo de muchos tipos de cáncer. Vale la pena saber que la mayoría de los factores de nuestro estilo de vida son modificables. Al modificarlos adecuadamente, podemos detener el desarrollo de muchos tipos de cáncer.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here